Oteando el horizonte II


Liébano Sáenz

Los acontecimientos se precipitan con una velocidad inesperada. La crisis del sector salud no se deriva de la renuncia de un funcionario, por importante que sea, sino de la realidad misma y de la manera como el gobierno la encara. Las autoridades hacendarias tienen la siempre difícil e ingrata encomienda de mantener el equilibrio en las finanzas públicas, pero las carencias y necesidades del sector social son tan significativas siempre, que una política de ahorro tiene un impacto inmediato en la calidad de los servicios. También es bueno entender que debe haber áreas del gobierno donde el derroche que se busca como el culpable de todos nuestros males, simplemente no existe.

Es cierto que son muchos los problemas e insuficiencias heredados, pero también hay muchos activos del pasado. Es explicable desentenderse de lo segundo, así sucede siempre. Hay una ola de insatisfacción natural que no se corresponde a las condiciones objetivas de bienestar de la población si se le compara con Sigue leyendo

Oteando el horizonte


oteando_el_horizonte-18052019

Liébano Sáenz

En determinado momento, el país puede padecer los peligros asociados al desencanto. Esto, para algunos, ya empieza a suceder en la medida de que las expectativas colectivas no se correspondan con la realidad. Son muchos aspectos los que contribuyen al sentimiento colectivo de una mejoría personal, familiar y del país; en el pasado reciente, el resultado de la elección, la toma de protesta y las primeras semanas del gobierno del presidente López Obrador potenciaron la certeza en muchas personas de que todo iba a cambiar para bien.

En diciembre y enero pasados vivimos una experiencia, quizás inédita, en términos de optimismo. Decisiones polémicas, como la clausura de la obra del aeropuerto de Texcoco, la cuestionable encuesta sobre la que sustentó esa decisión, la afectación de muchos por el problema de abasto de gasolinas o tragedias como la de Tlahuelilpan, Hidalgo, no alteraron las Sigue leyendo

Los nuevos tiempos


los_nuevos_tiempos-110519

Liébano Sáenz

El mayor desafío de ahora es entenderse y asumirse en los nuevos tiempos. Es mucho lo que cambia de forma vertiginosa y es natural, ante lo desconocido y la incertidumbre, optar por resistirse al cambio. Suscribir la nueva realidad es imprescindible para todos. Esto no significa desentenderse de lo bueno del pasado, ni transitar en una contemplación negativa hacia todo lo que sucede. El país está inmerso en una nueva realidad. Hay signos de preocupación, pero más que ello, compromisos por identificar y asimilar.

Es preciso diferenciar las causas de los efectos, y también efectos que se vuelven causa. En términos políticos, el amplio descontento social de años pasados dio origen a un proyecto que contó con el aval de la mayoría de la población. Para bien se abre la puerta a un gobierno decidido a cambiar, con objetivos irrefutables, pero para mal, con métodos y estrategias dudosas y que resultan contraproducentes para Sigue leyendo

Mesura hacia EU


mesura_hacia_eu-040519

Liébano Sáenz

No ha faltado quien haga señalamientos críticos al presidente López Obrador por su postura prudente y mesurada hacia el presidente Trump. El presidente mexicano puede ser en algunos temas belicoso, pero entiende con claridad el interés nacional. Muchos fueron desproporcionadamente críticos al gobierno anterior por la misma consideración: el cuidado de la relación bilateral. Cierto es que el presidente Trump despierta en muchos mexicanos un sentimiento de rechazo, pero también es cierto que mucho de lo que hace y dice tiene una motivación electoral.

Es un hecho que el gobierno ha sido cuidadoso en no caer en el juego de las descalificaciones. Finalmente, más que las palabras cuentan los hechos. En la coyuntura actual, pendiente de la ratificación del acuerdo comercial de América del Norte, es preciso no ser involuntariamente parte en la encendida disputa entre Sigue leyendo

La inclusión y la reconciliación


inclusion_y_reconciliacion_270419

Liébano Sáenz

La reconciliación es un proceso, un resultado virtuoso pocas veces logrado y a su vez, el camino más firme para la subsistencia de la democracia. Una vez pasadas las elecciones, lo que une a una sociedad democráticamente madura, no son las diferencias sino los objetivos o estrategias comunes para hacer frente a los retos del país. La situación de México, por el entorno internacional que nos toca vivir, no había sido lo complicada que es ahora y justo por tales desafíos se requiere dar un curso más explícito y decidido hacia la reconciliación, que lejos de lo que pudiera pensarse, no es muestra debilidad sino ánimo para construir una fortaleza de conjunto, tan necesaria para una nación como la nuestra.

Conciliar y reconciliar son verbos que para los demócratas se vuelven profesión de fe. Sin ellos, no hay vía posible para el acuerdo y sí en cambio para la imposición, que deviene siempre en amenaza autoritaria. Un buen principio para reconciliar es aceptar que en nuestro sistema político los inaceptables no son los adversarios, los críticos o los inconformes con el Sigue leyendo