El peso de la percepción: humor social y alternancia


peso_de_la_percepcion_humor_social_y_alternancia

Liébano Sáenz

Para muchos efectos la percepción es la realidad. No es del todo, pero en una sociedad libre y abierta la percepción sí tiene muchas implicaciones y consecuencias, particularmente en el orden de la política. Conocer la percepción social es un desafío mayor, particularmente porque la diversidad social significa que no existe una forma única o visión de las cosas, sino múltiples perspectivas y de diferente intensidad o profundidad. Lo cierto es que hoy día, en los estudios de opinión, especialmente los asociados a la política, el conocimiento del humor social se vuelve sumamente útil para entender mejor lo que sucede y, especialmente, anticipar lo que viene.

Es mi convicción que las encuestas de intención de voto deben relacionarse con el estudio del humor social, hacerlo evitaría las Sigue leyendo

Tiempos de turbulencias y esperanza


tiempos_turbulencias_esperanza

Liébano Sáenz

Efectivamente, estos son tiempos de turbulencias, como lo señalara en Veracruz el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en la ceremonia de graduación de los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar.  Las turbulencias no solo están en el frente económico o financiero, sino en todos los ámbitos del quehacer público. Al Presidente Peña Nieto le corresponde conducir al país en tiempos diferentes a los del pasado. Son complejos no solo por los problemas a enfrentar; el mundo cambia y también, aceleradamente, la sociedad mexicana.

Tiempos difíciles para el ejercicio del poder. Persistir en el rumbo es necesario, también hacer de la política un medio para el acuerdo, para evitar que la provocación y que quienes apuestan a la ruptura, tengan fundada su Sigue leyendo

La unidad y la disputa por el poder


unidad_y_disputa_por_poder

Liébano Sáenz

El momento del ciclo sexenal propicia que los objetivos electorales ganen terreno sobre el diseño y ejecución de decisiones políticas de trascendencia. En México no hay reelección presidencial, esto significa que el gobierno federal se mueve, progresivamente, hacia el objetivo de concretar las definiciones tomadas en el primer tramo de gobierno. Por su parte, los actores políticos y los mismos partidos, abren paso a la competencia por el poder. Conforme más distante se está de la meta electoral, mayor es la anticipación, y esto explica que los dos dirigentes de los partidos de oposición más relevantes hayan utilizado el espacio publicitario institucional para promoverse.

Los calendarios de la política no son los de la ley. La formalidad legal, sobre todo en estos menesteres, es más aspiración que realidad. Frente a normas que van a Sigue leyendo

El PRI que le toca dirigir a Enrique Ochoa


pri_dirigir_a_enrique_ochoa

Liébano Sáenz

Los retos del PRI son un desafío mayor. La prioridad de ahora, como todo partido en la democracia electoral, es ganar votos como vía para mantenerse en el poder. La dificultad del PRI es doble, por un parte, debe revertir una vieja inercia en su interior de rechazo a transformarse; por la otra, superar un entorno adverso para todo partido gobernante. Como quiera que sea y a pesar de sus no pocos impugnadores, el PRI ha sido, para bien o para mal, la institución política más relevante en la construcción del México moderno. Un proceso de casi nueve décadas.

En el ámbito internacional, no son muchos los precedentes de partidos que hayan transitado con éxito por un cambio tan abrupto de la política y la sociedad. En ese periodo el mundo ha Sigue leyendo

La disculpa y el enojo


disculpa_y_enojo

Liébano Sáenz

Tanto dice del que ofrece disculpa como del que la recibe la secuela de los hechos. Es un buen precedente el perdón que pide a la sociedad el Presidente. Hay quienes dan beneplácito al hecho; también quienes no pueden escapar del ciclo emocional que el origen del enojo causó. Otros más, regatean el hecho: que tardío, que solo palabras, irrelevante y muchas otras cosas más.

De lo que se ha dicho lo más importante es el deseo de que todo esto signifique un punto de quiebre no en el deterioro de la imagen presidencial, asunto menor, sino en el Sigue leyendo