Alguien tiene que pagar


alguien_tiene_que_pagar_2018

Liébano Sáenz

Hay una diferencia abismal entre la oferta de campaña y el ejercicio de la responsabilidad pública. Quien ofrece, particularmente desde la oposición, no tiene que someterse a la regla elemental de la aritmética: de dónde se obtendrán los recursos para hacer lo comprometido. El ejercicio del poder se padece, aunque su externalidad sea la de un espacio de privilegio, y en cierto sentido sí lo es, el poder decisorio que le acompaña, pero se padece porque no todo se puede, es más, es muy estrecho el margen.

El candidato que lleva amplia ventaja en los estudios de intención de voto, Andrés Manuel López Obrador, ha ofrecido a diestra y siniestra, lo mismo incrementos salariales, subsidios, becas, inversiones o indemnizaciones millonarias por Sigue leyendo

Tiempos del INE


tiempos_del_INE_2018

Liébano Sáenz

En una competencia entre malos jugadores es inevitable que el árbitro sea cuestionado, independientemente de su buen desempeño. Llegar a la normalidad democrática no ha sido fácil, pero es un logro mayor del que muy pocos tienen conciencia y todavía son menos los que lo aprecian con orgullo. Así es porque se ha transitado a una democracia con un déficit de ciudadanía, con un bajo nivel de escrutinio y una muy mala calidad en la deliberación pública y, especialmente, porque los jugadores han abusado de su condición de poder en lugar de reconocer faltas y someterse a la autoridad. De manera recurrente remiten a la instancia electoral la razón de sus insuficiencias.

Lo cierto es que el país ha realizado una inversión histórica para construir autoridades electorales modernas, eficientes, imparciales y profesionales. El recorrido ha sido largo y todas las exigencias que presentó la oposición antes de la década de los ochenta, hoy son realidad. El esfuerzo ha fructificado, y en muchos sentidos, se ha Sigue leyendo

De la unidad al escrutinio


de_la_unidad_al_escrutinio

Liébano Sáenz

El sentimiento de dignidad frente al amago del exterior ha llevado a la unidad nacional. Ha ocurrido en un momento importante de la vida nacional. De todos, la conducta ha sido ejemplar y motivo de orgullo; es muy relevante que las diferencias polarizadas y exponenciadas por la disputa electoral, adquieran un matiz de tal naturaleza.

El Presidente Peña Nieto leyó bien el momento a partir de la determinación del Presidente Trump de desplegar a la guardia nacional en la zona fronteriza. Hace bien el Presidente en señalar la causa de lo causado: no somos los mexicanos, sino las dificultades que enfrenta el mandatario Trump en materia interna lo que le ha llevado a una postura de tal naturaleza. Que el Congreso no le haya aprobado los recursos para construir el muro y la Sigue leyendo

Un nuevo paradigma de la comunicación y campañas


un_nuevo_paradigma_de_la_comunicacion_campanas_2018

Liébano Sáenz

Con insistencia en este espacio hemos llamado la atención sobre los nuevos términos en los que se desarrollan las campañas a partir del desafío que plantea el uso óptimo de la comunicación digital. Todos la usamos, muchos hablan de ella, muy pocos la entienden. Lo cierto es que las redes sociales son un poderoso instrumento para interactuar, comunicar e influir.

El error común de muchos -usuarios y profesionales- es creer que la comunicación digital es simplemente una salida diferente a la convencional, cuando en realidad es un lenguaje y un código distinto. Lo interactivo es inédito, también la horizontalidad, lo dinámico y la fluidez de la comunicación.

Debo decir que lo digital corta hacia lo bueno y lo malo. En lo positivo está la potenciación de las capacidades humanas más allá de lo imaginable; también están las Sigue leyendo

De jeans, mujeres y constituciones


constitucion_moral_2018

Liébano Sáenz

En memoria de Luis Donaldo Colosio

Ni Séneca, Espinoza, Hobbes o Kant, en su momento, al teorizar acerca del Estado, sugirieron la necesidad de redactar una “Constitución Moral”. Por ello, sorprende, a propios y extraños, que el candidato Andrés Manuel López Obrador proponga en pleno siglo XXI, la redacción de un documento cuasi-espiritual en el que, literalmente, se establezca qué deben ser, hacer, pensar y decir cada uno de los ciudadanos.

Más allá de lo inverosímil que resulta la propuesta, hay que reconocer la capacidad que tiene el candidato para lograr que su ofrecimiento parezca una inocua ocurrencia. No es así. A todos nos debe preocupar el contenido y los alcances que conllevaría la Constitución “Moral” que propone. En primer lugar, hay que decirlo, la redacción de este folleto moral, a todas luces, sería violatoria de nuestra Constitución que en su artículo 24 establece que “toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión”.

Así, la propuesta de López Obrador significaría, evidentemente, una afrenta a Sigue leyendo