Encuesta Nacional. Gobierno, Sociedad y Política


Liébano Sáenz

Una de las premisas de una sociedad libre y abierta es la información. Reivindicar el derecho a conocer y saber es la premisa obligada para el ejercicio pleno de derechos y cumplimiento de obligaciones de los ciudadanos, los actores fundamentales de toda democracia. Hoy día la libertad de expresión se revela como uno de los grandes principios de la sociedad contemporánea.

La información, por su propia naturaleza, es amplia, diversa y compleja. Corresponde a los medios de comunicación, analistas e informadores su selección, jerarquía, organización y, especialmente, su interpretación. Los datos por sí mismos poco dicen; invariablemente demandan de un tratamiento ulterior, de su selección y análisis para así lograr un ejercicio, entre muchos, de posible lectura o interpretación.

Los estudios de opinión son una de las nuevas realidades de la sociedad contemporánea. Cada vez son más las empresas, metodologías, objetos de análisis y difusores de estos análisis. La prensa, la red, la radio y la TV de manera creciente utilizan la encuesta no como instrumento de información y de análisis de la realidad. La opinión no sólo es conocimiento, también se ha vuelto noticia y revelación.

Gabinete de Comunicación EstretégicaGabinete de Comunicación Estratégica –GCE– ha sido un nuevo actor en la materia. No obstante, es una de las empresas que realiza con mayor frecuencia estudios demoscópicos. A partir de 2005, a solicitud de diversos clientes del sector público, privado y político ha realizado más de 500 estudios de opinión sobre distintos temas. Con base en un sentido de responsabilidad y para fortalecer su presencia en el mercado, durante los comicios federales de 2006, previo registro ante el IFE presentó su encuesta semanal de actitudes ciudadanas respecto a la elección y las campañas de los partidos y sus candidatos. Ahora, pone al alcancedel público el estudio Encuesta Nacional. Gobierno, Sociedad y Política.
Los estudios de opinión son aproximaciones a la realidad. Por su propia naturaleza no cumplen con la expectativa, frecuente en un sector del público, de que la encuesta refleje de manera unívoca y exacta la realidad. Salvaguardas técnicas como margen de error, nivel de confianza o los propios derivados de la dificultad de los estudios de opinión (ejemplo cómo preguntar) se eluden y se demanda grados de exactitud y precisión incapaz de lograr. El desconocimiento de los límites intrínsecos a la disciplina, ha llevado que el optimismo y la confianza que se depositó inicialmente en ellos, ahora se acompañe de una creciente reserva sobre su calidad y ejecución. Lo acontecido en los comicios locales recientes abona a ese infundado, pero explicable desencanto con los estudios de opinión relacionados con la medición de preferencias electorales.
A partir de esta circunstancia, una observación crítica de la que somos acreedores quienes realizamos o difundimos estos estudios es el no plantear ante el público los límites de la encuesta. Nuestro objetivo es presentar la descripción de la realidad a partir de aproximaciones y no certezas. Respecto a esto, es preciso señalar que la encuesta es una fotografía borrosa –valga la metáfora– pero auténtica de la realidad. Por su parte, la realidad es compleja, es un devenir, es la condensación de diversos procesos que cambian y se reacomodan en el tiempo. Así ocurre en temas políticos y electorales como en cualquier actividad social. Esta situación es necesario tenerla presente, porque la encuesta lo que nos revela, más que una explicación final y concluyente de la realidad, es un segmento de dicho dinámico e invariable devenir.
En este afán de conocer mejor a la sociedad y que la sociedad se “exprese” mediante el cuestionario expuesto a un público representativo, damos lugar a un diálogo colectivo tan válido como útil. En este caso, GCE presenta más que una encuesta, 32 estudios levantados de manera simultánea en todo el país que contienen una selección de temas fundamentales para aproximarnos al mosaico diverso y complejo de los muchos Méxicos que integramos la nación.

La incursión de GCE en el mundo de los estudios de opinión, se acompaña del propósito de contribuir a un mejor conocimiento de la realidad mexicana.
A este objetivo se corresponde el trabajo ahora a su disposición. Obvia decir que es mucho lo que hay por conocer. Lo que ahora se presenta es una colaboración entre muchas otras, en la difusión de este conocimiento. GCE lo realiza a partir de un extraordinario esfuerzo propio, con el apoyo generoso de muchos especialistas, técnicos y académicos, con la expectativa de continuidad en el estudio a manera de cumplir el deseo de la secuencia histórica y el interés genuino de que otras entidades amplíen o participen en el espectro de análisis.

Sirva esta breve introducción para expresar gratitud a todos aquellos que han hecho realidad este producto y, particularmente, dar la bienvenida a los destinatarios de este trabajo, a los lectores y especialistas que habrán de descubrir en las cifras, gráficos y cuadros, los rasgos particulares del México de nuestros tiempos.

Liébano Sáenz

Nota:

Usted puede consultar los resultados de la Encuesta Nacional. Gobierno, Sociedad y Política (estado por estado) aquí  (Visor de archivos pdf requerido)

3 pensamientos en “Encuesta Nacional. Gobierno, Sociedad y Política

  1. Vivo en Acapulco desde hace 15 años. Me parece excesivo que se compare a Zeferino Torreblanca con Mario Marín y Ulises Ruiz. Si les sireve para una nueva encuesta, yo voté y volvería a votar por el Gobernador de Guerrero. No ha hecho todo perfecto, no me engaño, pero es un hombre trabajador, comprometido, congruente, que gobierna para todos. Ha hecho obras de beneficio social y no de lucimiento personal. Definitivamente le dejo las llaves de mi casa, de mi auto, de mi negocio.

  2. Patricia: Yo también soy de Guerrero, no he leído los resultados de la encuesta, pero desconozco al Zeferino que tú dibujas.

    Tal vez los guerrerenses tenemos dos gobernadores, con el mismo nombre y distintas actitudes. Es una cuestión de percepción.

    Y ya que hablas de dejarle las llaves, casi hasta las de tu corazón, porque no lo haces público y me avisas ¿sí?

  3. Sr. Rodriguez: Estoy haciendo público mi punto de vista, de hecho, por ello usted escribió al respecto, por tanto, no entiendo su último párrafo. Definitivamente tenemos visiones diferentes. Creo que la diversidad de opininones, actitudes, tendencias, son las que hacen crecer a un pueblo, pero al parecer en nuestro país, en los últimos años, solo han servido para abrir brechas, odios, descalificaciones, para denostar, insultar, agredir.
    Sr. Rodríguez, yo volvería a votar por Zeferino. Espero que no le moleste esta aseveración, que a cualquier democráta le inspiraría respeto. Por último, Sr. Rodríguez, mis asuntos privados, no tengo que “avisarlos” a nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s