El imprescindible escrutinio al poder


el_imprescindible_escrutinio_al_poder

Liébano Sáenz

México transita por momentos difíciles e inciertos. Se han logrado muchas cosas positivas en el pasado lejano y reciente, pero hemos perdido algo fundamental, perspectiva y sentido de orgullo. En el balance objetivo de la situación nacional, la circunstancia de ahora es mejor, considerablemente mejor que hace cincuenta, treinta o veinte años. Así es en lo cualitativo y cuantitativo. No aplica a todo, pero sí a mucho, pero para construir futuro la mejor manera es tener claridad de lo bueno que hay que cuidar y preservar y, desde luego, lo que hay que corregir, cambiar o desplazar.

La desesperación por lo inmediato puede comprometer lo fundamental, más cuando 2018, cualquiera que sea su desenlace, significará un momento fundacional, así gane nuevamente el PRI, el PAN, Morena o cualquiera. Considero que el conjuro al salto al vacío es el debate, el escrutinio al poder y la rendición de cuentas, tareas que no corresponden propiamente a las instituciones públicas, sino a la sociedad. México acusa debilidad al respecto, como también el déficit de cultura ciudadana. Son muchas las razones, pero la democracia mexicana no solo no ha producido demócratas, sino un déficit de valores y cultura ciudadana, fundamento insustituible de la democracia liberal.

Efectivamente, puede haber buenos, malos o pésimos gobernantes, pero en el sistema democrático, la participación de la sociedad en los asuntos públicos significa que el bueno sea mejor, que el malo sea corregido y que el pésimo sea echado. La sociedad activa es una plataforma para mejores gobiernos y un dique contra la ineptitud y los abusos de poder. Ahora se puede ver con claridad cómo está ocurriendo en EU. Es una lección que ilustra el poder de la democracia. La contención a los excesos viene de la ley y de los procedimientos judiciales, también del Congreso; sin embargo, no se puede desconocer que es la presión ciudadana y el temor electoral de los mismos republicanos por la magnitud del descontento social, lo que hace que la maquinaria de contención opere con naturalidad, sin rupturas y con eficacia.

De modo que el origen del desencanto que siente la sociedad, no está en las condiciones objetivas de la población, sino en el debate, en la manera como la sociedad participa o se abstrae de la información y de la discusión pública, esa que lo mismo está en las páginas editoriales de los grandes diarios que en los programas de humor ampliamente atendidos por la población y por supuesto, en las redes sociales.

En México no tenemos cultura del debate, al menos no con la calidad y la generalidad que se requiere. Razón de historia, pero también de valores. La escuela parte de una vieja tradición, fincada en la búsqueda de certezas, en vez de la deliberación para la generación de conocimiento y mejor convivencia. Debatir con facilidad se confunde con discutir, y termina en un concurso no sólo de quién tiene la razón, sino quién prevalece. La familia en la circunstancia actual hace difícil acreditar una actitud de apertura y el valor de tolerancia; vivimos en la desconfianza profunda, no solo respecto al poder y las instituciones, también hacia nuestros vecinos y semejantes.

La comunicación digital y las redes sociales son una de las grandes maravillas del mundo actual. Su potencial representa un desafío a la imaginación. Sin embargo, es un terreno muy complejo que muestra virtudes increíbles y defectos muy preocupantes. No solo es un componente de la nueva sociedad, es un generador de una nueva subjetividad que transforma personas y grupos, crea comunidades e identidades y revoluciona a instituciones, empresas y comunidades. Lo cierto es que hasta hoy, por causa nuestra, es mucho más el potencial que su aportación real a la calidad de la sociedad.

El escrutinio al poder, el más eficaz, viene de la sociedad. No está dirigido a la formalidad, sino a todo y todos. Nosotros mismos, quienes tenemos el privilegio de participar en un medio público con una opinión personal a compartir por un público abierto, debemos ser sujetos de crítica y observación.

El escrutinio al poder también debe existir para los líderes políticos. Como parte de ese déficit de ciudadanía y cultura democrática, es común el desapego de muchos dirigentes a la verdad. El rigor de juicio no es muy común en la discusión pública. Con frecuencia se dice lo que halaga a la tribuna y no lo que debe ser. El humor social existente nos dice que una tercera parte de la población está en la indignación y otro tanto en la preocupación, esta circunstancia hace propicia la demagogia y la ligereza de quienes intervienen en la creación de la opinión pública o publicada.

Considero que la intolerancia del opositor a la crítica, es el huevo envenenado para el futuro de la democracia, sobre todo, si es el caso de que éste pueda tener en el futuro una posición de privilegio. La crítica al crítico debe estar presente y por salud del proceso democrático debe ser de la misma magnitud y con mayor rigor. No hay salvadores de la patria, tampoco hay espacio para convalidar la superioridad moral a pesar de que esto embona muy bien en el ánimo social existente. El monólogo no es lo que se requiere, tampoco es útil, y plantea mucho más riesgos, que beneficios.

Los medios de comunicación son fundamentales para la rendición de cuentas, pero son un instrumento muy poderoso para ser selectivos. Creo que su papel en esta hora del país, es el de ampliar el espectro de voces, intereses y posturas. Los mismos de siempre son un freno a la inclusión y a la diversidad. Es momento de cambiar los términos y las formas en la que los medios emprenden su función en el escrutinio al poder. Esta observación no demerita casos ejemplares de medios y comunicadores que ingresan a este difícil terreno de la polémica y lo hacen con cuidado y calidad.

El escrutinio al poder es un desafío y una oportunidad mayor para nuestra democracia. La calidad y el rigor con que se realice esa tarea, y la participación activa e informada de la sociedad en el debate, permitirán construir bases sólidas para un futuro deseable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s