“It’s the economy, stupid”*


its_the_economy_stupid_2018

Liébano Sáenz

El voto universal es la mayor fortaleza de la democracia. Sin embargo, hoy más que nunca, el sufragio puede convertirse en una herramienta que ponga en predicamento la estabilidad democrática de la nación. La obtención del voto universal, en México, significó, en su momento, un paso histórico, pero ahora, ante las elecciones de julio, también representa un desafío mayor en tiempos en que las sociedades requieren liderazgos responsables, capaces no sólo de cuestionar lo que está mal sino también de construir futuro.

En sus orígenes, la elección democrática de varios competidores se resolvía con un sorteo; después vino el voto calificado, y, en la última etapa, el voto universal, directo o indirecto. Que todos los adultos, en ejercicio de sus derechos, sin importar patrimonio o grado de instrucción, decidan quién gobierne es un Sigue leyendo