Observadores, consultores y propagandistas


observadores_consultores_propagandistas_2018

Liébano Sáenz

Las elecciones son fenómenos muy particulares. Durante los procesos electorales, ocurre algo semejante a las contiendas deportivas, donde los espectadores deciden un favorito. Las elecciones, como los deportes, despiertan pasiones por la conexión íntima del público en la competencia; en el futbol la tribuna es el jugador número 12. Pero, como en los juegos entre un equipo y otro, las elecciones se ganan no con simpatías manifiestas, sino con goles, con encestes, con jonrones impulsores de carreras, es decir, con votos.

Mientras las anotaciones ocurren, de un bando o de otro, es lógico que las emociones estén a flor de piel. En una contienda electoral, también se establecen conexiones simbólicas entre los aspirantes y los ciudadanos, que remiten a temas de psicología profunda. Las elecciones tienen esa capacidad de despertar pasiones incluso en aquellas personas que, normalmente, se mantienen al margen de Sigue leyendo