La causa de Krauze


Liébano Sáenz

Un aspecto esencial de la democracia es su carácter deliberativo. El país, los medios, el día a día, abren espacio a la deliberación en sus variadas formas: el escrutinio al poder, el debate, la confrontación de ideas. Es una paradoja, pero en la práctica y en la regla, las campañas electorales cierran paso al debate. El modelo comunicacional diseñado por políticos es claramente antiliberal y en muchos sentidos una ofensa al ciudadano. Uno de los capítulos más lamentables de la mala reforma de 2007 fue, además de cancelar las libertades, crear un modelo de campañas con una invasión de promocionales en radio y tv tomado de los tiempos del Estado. La propaganda se volvió el modelo de comunicación política y el debate simplemente desapareció de escena.

Frente a esta realidad de un diálogo que hoy parece imposible entre los partidos y el ente social al que representan, el historiador Enrique Krauze se ha pronunciado por abrir espacio al debate. La causa de Krauze es la de los ciudadanos. Los partidos procesan la propuesta a partir de su Sigue leyendo

Hacer de la competencia virtud


hacer_de_la_competencia_virtud_2017

Liébano Sáenz

Para no pocos, la circunstancia se ha vuelto lamento, si no es que enojo. En estos tiempos, por diversas consideraciones, la realidad se ve por el cristal que alienta y alimenta el descontento general. Hay razones para ello, siempre las ha habido, pero el problema mayor es que no nos demos licencia para ver lo positivo y, sobre todo, entender que para bien andar el camino adelante y mejorar lo que existe, requerimos de un mayor sentido de corresponsabilidad, optimismo y confianza en nosotros como comunidad.

He pensado que los desastres naturales nos han dado la oportunidad de entendernos mejor en nuestras virtudes como pueblo y en nuestro potencial como nación. El temor a lo inexplicable y la convicción de lo precario de la vida, nos hace poner en perspectiva bienes y males. Me quedo con la idea de que Sigue leyendo

Partidos en cuestión


partidos_en_cuestion_2017

Liébano Sáenz

En los tiempos que corren, pareciera que la inercia del poder es lo único que mantiene unidos a los partidos políticos. Lo deseable y lógico es que el eslabón más fuerte de esas instituciones sean el proyecto común y reglas internas que aseguren a sus miembros inclusión en candidaturas y representación regional o social en los órganos de dirección. No es así como ocurre y la democracia se ha vuelto una especie de producto tóxico para los partidos, los históricos y los nuevos, que por igual le han dado vuelta y han desestimado el enorme valor de la democracia interna como factor para presentarse como opciones válidas ante la sociedad.

En la cimiente de nuestro régimen político, los partidos fueron conceptualizados como escuela de democracia y vida cívica; que los partidos se nieguen a ello, significa que la política en su conjunto se enfila hacia su debilitamiento y se envilece. Partidos enfermos de autoritarismo y manejados cupularmente, abren la puerta a muchos de los defectos y debilidades de la Sigue leyendo

Después de la emergencia


despues_de_la_emergencia_2017

Liébano Sáenz

Tanto para optimistas como para pesimistas, es muy temprano para inferir lo que viene después del temblor. Lo deseable no es necesariamente lo que habrá de ocurrir; aunque tampoco el fatalismo es algo que sea lo forzosamente previsible. Como quiera que sea, por sus efectos, el fenómeno sí da para pensar que puede ser el acelerador para llegar a un necesario punto de inflexión. El tema va más allá de la visión cortoplacista que se centra en la evaluación de autoridades, o de su impacto en las intenciones de voto; la cuestión de fondo es si el temblor y su secuela tienen el potencial para impactar en el ánimo social. De ocurrir esto, muchos otros efectos habrían de generarse, no solo en la política, sino en los términos de convivencia y de la relación de las personas y sus autoridades.

A los sismos de 1985 se les asigna el papel de agente causal en la transformación política del país. En mi opinión, no es que estos hechos de la naturaleza sean detonador o punto de partida de los cambios que ha experimentado el país; en realidad son eventos concurrentes que irrumpen e influyen en lo que ya venía aconteciendo. Algo semejante fue el movimiento Sigue leyendo

De cara a lo trágico


de_cara_a_lo_tragico

Liébano Sáenz

Las experiencias extremas vestidas de tragedia exponen las fortalezas y debilidades de las personas y de las sociedades. Son vivencias existenciales, en el sentido que llevan a la inevitable conclusión sobre lo precario de la vida. Son pruebas y también oportunidad; está en cada quien optar si se quiere una u otra cosa. La suma de sentimientos conforma una actitud colectiva, y sólo las sociedades fuertes son las que pueden transitar a un cambio para bien, superar la adversidad y encarar constructivamente su secuela inmediata.

Los desastres naturales hacen aflorar el alma de un pueblo; es el sedimento inconsciente de gloria y tragedia. Una extraordinaria coincidencia que en una misma fecha se hayan presentado dos sismos de magnitudes históricas, pero con una diferencia de 32 años. No menos sorprendente también, lo es el hecho de que apenas una Sigue leyendo